Los mejores hacks para treintañeros desesperados

Los mejores hacks para treintañeros desesperados

Tus amigos se están casando, teniendo hijos, terminando la maestría o compartiendo una hipoteca con el amor de sus vidas hasta que la muerte los separe y tú todavía te pones una media de un color diferente porque la otra está sucia y comes pasta o sopa instantánea porque tienes mejores cosas que hacer que tener una alimentación balanceada.

Pues bien, mi querido lector o lectora. No has fracasado ni mucho menos, solo vas en una dirección diferente a todos o tal vez tus objetivos son otros.

Supongamos que con la llegada de los 30 te picó el bichito de la emancipación y con ello descubriste que las cosas no se lavan solas y que trabajar ya supone un esfuerzo lo suficientemente grande como para sumarle a eso las tareas del hogar, pero supongamos también que no tienes los recursos para pagarle a alguien o que simplemente no quieres hacerlo porque te estás poniendo a prueba y estás saboreando lo agridulce de la independencia.

Estás forjando tu carácter y eso nadie te lo va a quitar, pero en el camino vas dejando una cosa tirada aquí, otra allá y apenas llegas a fin de mes.

Sobrevive a la independencia con 123, el club de los receteros y los mejores hacks para treintañeros desesperados.

1. Cero estrés

Volvamos al inicio y seguramente lo que te trajo a este blog, es saber cómo empezar a organizar tu vida, para eso, solo tienes que tener en perspectiva todo lo que has logrado hasta ahora. Esto puede diferir muchísimo de lo que están haciendo tus ex compañeros de colegio o de universidad, pero finalmente será algo tuyo, algo que te ha traído hasta aquí y te ha hecho la persona independiente y poderosa que eres. Porque la vida va más allá de marcar tareas en una lista interminable de expectativas que tal vez no van contigo o que simplemente no son prioridad ahora. La clave de tener 30 y sentirse feliz es aceptar lo que va viniendo y no comparar tu situación con la de nadie, porque seguramente alguien querrá estar en tu lugar.
Cero Estrés

2. Organiza tu dinero

Este es el punto débil de muchos, pero debemos saber aprovechar la tecnología para algo más que trabajar y entretenernos. Existen muchísimas apps y sitios que nos permiten llevar un registro de gastos ordenado para que al final del primer mes empecemos a tomar decisiones sobre las cosas que son necesarias y los gastos tontos. Finalmente, ese dinero lo podemos ahorrar o invertir en otras cosas más útiles.

3. Planea el mercado

Seguro no sabes escoger un aguacate y muchas veces te llevaste la desilusión de encontrarlo podrido o muy verde. Mercar es un arte que se perfecciona con los años y finalmente todo treintañero recién emancipado debe tener en su lista de logros. Y sí ya sabemos que las listas son muy aburridas, pero necesitamos el orden así que apunta lo que necesitas y destina una parte de tu presupuesto del mercado para las chucherías o los antojos, pero no lo sobrepases. Un truco de mi madre que nunca falla es comer bien en casa antes de ir a mercar. Parece algo tonto lo sé, pero te servirá, lo prometo. Ir con la barriga llena te librará de antojos que al final terminarán llenándose de hongos en la refri o que caducarán y te habrás dado cuenta dos años después cuando los zombies se hayan apoderado de la tierra y tengas que buscar víveres. Entonces esa libra de lentejas vencida será un manjar, pero eso sí llegan los zombies; sino, terminarás tirándolas a la basura para no darle chance a la indigestión de que toque tu puerta.
Planea el mercado
diviertete con tu independencia

Finalmente disfruta cada momento de tu independencia. Tarde o temprano te convertirás en aquella persona que no necesita llevar una lista al super ni buscar los descuentos de temporada, porque habrás sabido utilizar tu talento, tu conocimiento y tu dinero para ser un adulto funcional. ¡Tu propio adulto! No tengas miedo de tener que volver a la casa de tus padres, porque si pasa tendrás el aprendizaje y la experiencia. Pero si la vida te da la oportunidad de salir del hotel mamá, lucha con todas tus fuerzas para conseguir lo que sueñas. Ah y no olvides que 123 se encarga de la limpieza.